jueves, 24 de abril de 2014

El por qué de la firma digital

Siendo que este es un tema con uso potencial ilimitado, sorprende la poca difusión que tiene y el enorme desconocimiento que existe entre el común de la gente. Es notable como las personas, ignorando a que se refiere el tema, asocian la firma digital con una firma escaneada.

Pero más allá de esta cuestión, nos preguntamos cómo nace la necesidad, que como veremos está íntimamente relacionada con el avance de la informática y la digitalización de documentos.

En efecto, mientras toda la documentación estuvo plasmada en papel, la firma hológrafa (de puño y letra) era suficiente. Pero cuando esos documentos comenzaron a producirse en formato digital, vía procesadores de texto, planillas electrónicas, programas de diseño, etc, se vio la necesidad de darle validez a través de un símil de la firma manuscrita.

En este artículo no voy a explayarme sobre la técnica de creación de una firma digital, solamente mencionar que cumple con todos los atributos de una firma, asegura autenticidad, integridad y no repudio, siendo la Ley Nacional 25.506 quien formaliza el marco legal.

En este último aspecto, en el caso que un individuo repudie su firma hológrafa, la justicia recurre a un perito calígrafo, que en el mejor de los casos emitirá su dictamen con un 80% de certeza. Para el caso de una firma digital, dada su conformación criptográfica, el no repudio está garantizado 100%, es decir el autor jamás podrá decir que esa no es su firma.

Queda expuesta de esta forma otra ventaja más de la tecnología que estamos difundiendo en este blog, de una manera amena y sencilla para que todos puedan comprenderla y visualizar sus posibles aplicaciones.

martes, 8 de abril de 2014

Beneficios. Medio Ambiente

Uno de los procesos que podemos mostrar para graficar la aplicación práctica de la firma digital, es la emisión digital de recibos de sueldos. Mediante un sistema especialmente programado, la empresa emite los recibos en formato PDF, los firma y los deja a disposición del empleado, quien al momento de firmarlo, puede optar por hacerlo en conformidad o en desacuerdo. La Ley Nacional 25.506 y la Resolución número 1455/2011 del Ministerio de Trabajo, amparan esta práctica que actualmente se está expandiendo.

Pensemos en un empleado mensualizado a quien se le emite un recibo de sueldo por mes, dos por sueldo anual complementario y dos por liquidación y notificación de vacaciones. Esto implica dieciseis (16) documentos que deben salir por duplicado y teniendo en cuenta que entran dos por hoja standard A4, tenemos un total de dieciseis (16) hojas por empleado. Un análisis similar nos lleva a concluir que para un empleado jornalizado se necesitan veintiocho (28) hojas A4.

Se sostiene que por cada dieciseis resmas de papel es necesario talar un árbol y agregamos que además se ahorra la energía que conlleva la impresión de los recibos. Este sencillo análisis nos hace meditar sobre la importancia y la potencialidad que tiene esta tecnología.

Fuente: http://www.encodesa.com.ar

Buscar este blog