viernes, 1 de marzo de 2013

Negociación Segura

En el post anterior tratamos el tema de los grupos de confianza, ahora veremos como podemos realizar una aplicación práctica para aplicar este concepto.

Supongamos un Estudio Jurídico que está en tratamiento de un contrato, cuyas partes intervinientes se encuentran físicamente en distintos lugares geográficos. Sumemos también como hipótesis, que esos lugares están separados por una distancia considerable.

Mientras se realiza la negociación entre las partes, como es habitual hay llamados, cruces de mails y envío y recepción de documentos. Visto como estamos acostumbrados a hacer estas tareas, no estaría mal pensar que todo este movimiento se hace sobre una base de procedimiento muy insegura.

Pero por otro lado, las distancias son importantes como para pensar en reuniones personales para tratar los puntos del contrato. Sin embargo, necesitamos refrendar de alguna forma cada acuerdo que se vaya tomando entorno al cierre definitivo del contrato.

Aquí es donde entra en juego lo que denominamos Negociación Segura. Se trata de armar un grupo de confianza entre las partes y manejar toda la documentación por esta vía. De tal modo podremos discutir e intercambiar información con la plena seguridad que estos datos confidenciales no estarán expuestos a extraños.

Esta técnica nos brindará un marco seguro para la negociación, permitirá disimular la distancia geográfica, eliminará costos innecesarios y nos dejará el camino libre para la firma holográfica juntando a las partes sólo en el momento final cuando todo esté acordado. Y esa reunión física se hará hasta que podamos disfrutar plenamente de la firma digital, cosa que por ahora estamos lejos de lograr.

Buscar este blog