jueves, 24 de enero de 2013

Los mensajes de correo

La pregunta sería, mandaríamos información confidencial por correo postal a sobre abierto ? No hay dudas que la respuesta es negativa. Sin embargo, es lo que hacemos a diario cuando estamos mandando mails con texto plano, es decir abierto para que cualquiera pueda leerlo.

Si bien es cierto que no podemos controlar todo lo que sucederá con el mail, al menos podemos tomar ciertos recaudos mientras el mismo viaja del servidor saliente al servidor de recepción.

Por ejemplo, supongamos que estoy cerrando un contrato y tengo que mandar un mail informando números de cuentas, importes y direcciones, sería muy arriesgado hacerlo en la forma habitual y conocida. Pero si tuviéramos la clave pública del destinatario, podemos cifrar (encriptar) el mensaje con la seguridad que nadie podrá leer el texto aunque logre interceptar el mail.

La seguridad que nos da este método, es que la única persona habilitada para desencriptar el correo es la propietaria de la clave privada, que se corresponde unívocamente con la clave pública que usamos para encriptar.

En pocas palabras, el certificado digital nos da un margen tal que nos permite trabajar con las mínimas normas de seguridad. Como todo, ésto requiere de constancia y compromiso. En el próximo post, voy a explicar el siguiente paso para escalar en seguridad, los grupos de confianza.

Buscar este blog